dimarts, 16 de juny de 2015

Desatiendo

Tú que no te lo creías
escondido allí en tu cueva,
atrincherado en la coraza
del conocimiento infundado,
evitando salpicarte
con mi sangre envenenada.

Demasiado rápido para ser cierto,
sin base para ser profundo,
sin hechos que lo contrasten
ni recorrido que lo afiance.
¿Cómo va a ser verdadero?
... y aquí sigo.