dimarts, 31 de desembre de 2013

Traspaso

Cerrando una puerta
que otra se abre.
Qué agrio lo agrio
y qué dulce lo dulce...

He vencido con mi espada
muchos miedos este año.
Otros me han acorralado
o me atacan por la espalda.

Sigo y seguiré luchando
y librando mil batallas,
pero siempre sonriendo
que no me faltan agallas.

Mucho más fuerte que ayer,
brillando como mi luna,
sé que si vuelvo a caer
cuando me asalten las dudas,
en mi alma está el poder
y en mi corazón la ternura.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada