dilluns, 9 de desembre de 2013

Inocente

Me desperté una mañana
y al mirar por la ventana,
entre bolsas de basura...
¡anda, si es mi corazón!

Pedazos desperdigados,
uno aquí y otro allá,
dos o tres amontonados.
¿Alguno late? ¡Qué va!

Las moscas revolotean
sin atreverse a probar,
no sea que por imprudentes
se vayan a envenenar.

Yo salía a buscarte
con mi amor inconsciente
y cada vez volvía llena
de los besos que te quedas
de las palabras que callas
del corazón que no entregas.

Y un trocito se caía, luego otro y otro más...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada